Categorías
Blog Herramientas Información

La pulsera Xiaomi Mi Band 1

Hola de nuevo. Hace casi una semana que no escribo en el blog. Me he dado cuenta de que, una vez que te acostumbras a hacerlo, le coges el gusto. La verdad es que lo echo de menos cuando no puedo hacerlo. El tema de hoy es la pulsera Xiaomi Mi Band.

La Xiaomi Mi Band es una pulsera cuantificadora, fabricada por esta mundialmente conocida empresa china. Actualmente, el único producto que poseo de la marca es la Mi Band 2, porque la primera Mi Band que salió está rota.

En esta entrada voy a hablaros de mi experiencia con la primera, y en la siguiente os hablaré de mi experiencia con la segunda.

Mi Band.

Pulsera Xiaomi Mi Band.

Compra de la pulsera.

La primera Mi Band la compré en China. Para ello, utilicé la página BangGood. Me costó algo menos de 15€, lo que considero un precio bastante razonable. Como es habitual al comprar en otro continente, la pulsera tardó siglos en llegar. Pero, al final, lo hizo.

Cuando llegó, la saqué de la caja y la puse a cargar. Mientras hacía tiempo para que terminara, decidí echarle un vistazo a las instrucciones. Me sorprendió comprobar que solamente estaban en chino; ni siquiera se habían molestado en traducirlas al inglés. Sin embargo, las ilustraciones y la simplicidad de su uso eran suficientes para enterarse de todo lo necesario para funcionar con ella.

Conexión entre el móvil y la pulsera.

Mientras terminaba de cargar estuve indagando en Internet. Buscaba información sobre las app que había para conectar el móvil y la pulsera. Tras un rato, me decanté por una versión modificada de la app Mi Fit, traducida al español por Mr. Postman.

Capturas de la aplicación Mi Fit en español.

Esta aplicación era la que más funcionalidades y mayor personalización ofrecía para la configuración de la pulsera.

Configuración de la pulsera.

Activé funciones como la vibración al llegar alguna notificación, la función de despertador inteligente, el aviso de llamada y alguna otra cosilla.

Me había puesto como reto personal el andar 10000 pasos. Por aquel entonces, esa cantidad era fácil de conseguir, porque andaba un montón todos los días, y para estrenarla decidí ir andando a visitar a mis amigos, que viven en el pueblo de al lado.

Funcionalidades guays de la pulsera.

De camino, el reto se completó, y me hizo mucha ilusión ver cómo la pulsera vibraba y se encendía para celebrar que había conseguido superarlo.

Cuando llegué a casa me pegué una pequeña ducha con la pulsera puesta. Continuó funcionando como debería, así que perfecto. Lo valoro mucho porque odio andar quitándome cosas que se puedan estropear antes de entrar a la ducha.

Despertador inteligente.

Al día siguiente, nada más despertar, lo primero que hice fue mirar la aplicación. Allí se mostraba el historial de lo que había caminado el día anterior y lo que había dormido por la noche. Recuerdo que me sorprendió muchísimo la precisión con la que había detectado cuándo me había quedado dormido realmente y cuándo me había despertado.

Lo último fue algo más fácil, pues había sido la pulsera quien me había despertado cuando se acercaba la hora en la que había fijado la alarma inteligente. Esto quiere decir que me había despertado en mi momento de sueño óptimo, para que no estuviera tan cansado. Pasado un tiempo me di cuenta de que esta función no era demasiado exacta, pero aun así la mayoría de las veces estaba contento con su funcionamiento.

Notificaciones.

Yendo a clase, la pulsera vibraba constantemente por los WhatsApp de mis amigos, incluso de grupos que tenía silenciados. Esto me terminó molestando mucho, ya que tengo grupos que no callan nunca. Tanto es así, que terminé por deshabilitar la función.

Con el paso del tiempo pude probar el resto de funcionalidades. La vibración de aviso de llamada entrante era fantástica, sobre todo porque normalmente llevo el móvil en silencio y a veces necesito estar atento a llamadas importantes.

Probé un modo del móvil que permitía desbloquear el teléfono sin necesidad de dibujar el patrón de desbloqueo o el pin. Solamente te lo pedía si llevabas mucho tiempo sin desbloquear el móvil, o si te habías alejado de él y habías vuelto. También me gustó, así que la dejé activada.

Diseño.

Además, el diseño de la pulsera hacía que fuese ligera y discreta. Incluso tiene una autonomía de la batería de más de un mes; una pasada, vamos.

Mi conclusión.

En conclusión, la compra mereció la pena. Al romperse al cabo de unos meses me sentí decepcionado. La avería fue que dejó de cargar de golpe. Obviamente, por el dinero que me había costado, decidí no enviarla a China para que me la repararan.

Mi Band 2.

En el próximo post os hablaré de mi experiencia con la pulsera Xiaomi Mi Band 2, así que estad atentos si os interesa.

Por JGarciaz

Developer, Student, MSP, Tuenti Master

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.