Categorías
Blog Diseño LifeStyle

Nuestra experiencia en Volvo.

Los pasados meses de Noviembre, Diciembre y Enero hemos estado trabajando en un proyecto para la Universidad, en relación con Volvo Construction Equipment. JGarcía y yo, junto con otros cuatro compañeros de la carrera, teníamos que crear una aplicación Android para que nuestro cliente, Volvo CE, pudiera controlar sus máquinas autónomas desde el móvil.

El logo de nuestra aplicación en La Isla del Faro.

Desde el primer día, nuestro contacto en la empresa fue amable y cercano con nosotros. Nos asignaron la empresa un lunes por la tarde. Como en el reparto me tocó ser el contacto con el cliente, le envié un email presentándome y pidiéndole una reunión para comentar el proyecto. Rápidamente me contestó para ofrecernos ir a la empresa al día siguiente, con un tour por ella y comida y todo. 

La toma de contacto con Volvo CE.

Fuimos hasta Eskilstuna, la ciudad en la que se encuentra la sede de Volvo CE en Suecia. Fue aproximadamente una hora de viaje en autobús, que está ofrecido gratuitamente por la universidad. Llegamos a la empresa y nos apuntamos como visitantes. Nuestro contacto bajó a recibirnos y luego nos enseñó brevemente dónde trabajaba, y dónde podíamos dejar nuestras cosas. Según el horario sueco, lo primero era comer, ya que eran cerca de las 12. 

Después de la comida, en la que pudimos conocernos un poco mejor, procedimos a conocer todas las instalaciones. Fue un tour rápido, pero muy completo, y la verdad es que aprendimos mucho de cómo se trabajaba en la empresa y cómo querían que nosotros nos acoplásemos un poco desde fuera.

Por último, tocaba la reunión que habíamos establecido para apuntar los requerimientos. Nuestro cliente nos había preparado un dossier en el que hablaba de la aplicación que quería y las máquinas autónomas en las que planeaban utilizarla.

Ellos habían pensado en un plan con tres pasos:

  1. Desarrollar un prototipo de la aplicación para ver si la idea era plausible.
  2. Conectar el prototipo con el CoPilot, una tablet que está instalada en la cabina de control de las máquinas.
  3. Conectar la aplicación con las máquinas autónomas y probarla.

Aunque al principio se habló de desarrollar todos los pasos nosotros, pronto nos dimos cuenta de que el tiempo que teníamos no iba a llegar para todo. Decidimos centrarnos únicamente en el primer paso, y dejar al equipo de Volvo CE encargarse de los dos restantes cuando se nos acabara el plazo. 

El desarrollo de la aplicación.

Empezamos desarrollando la documentación que teníamos que entregar en la Universidad a la par con la aplicación. Cada documento tenía sus fechas límite, y estaban bastante ajustadas, así que fuimos trabajando rápido para no dejarnos nada en el tintero. 

Cada semana teníamos una reunión con los profesores, en la que les enseñábamos las horas que habíamos trabajado desde la última vez que nos vimos y nuestro progreso. 

También cada semana teníamos una reunión virtual con el cliente. Utilizamos Skype For Business, y le enseñábamos nuestros progresos gracias a la función de presentar pantalla. De esta forma, podíamos conseguir críticas para mejorar antes de que fuese demasiado tarde. 

Diseñamos el Plan del Proyecto, en el que hablábamos de cómo íbamos a organizar el trabajo y las fases que tendríamos, y creábamos unos cuantos diagramas que nos pedían en clase. 

Luego comenzamos con el proyecto. Utilizamos Android Studio para crear el código fuente de la aplicación, y GitHub para el control de versiones. Creamos un branch para cada programador, en el que íbamos subiendo nuestros cambios, y un branch en el que íbamos uniendo los cambios de todos. 

También utilizamos GitHub como control de tareas, con su herramienta: GitHub Projects. Funciona de manera similar a Trello. Puedes crear distintos proyectos, y tareas dentro de ellos, que se pueden asignar a los programadores y a fechas de entrega. 

De esta forma, teníamos más controlado qué tenía que hacer cada programador.

La entrega.

Al final conseguimos hacer una aplicación que reunía la mayoría de las características que nuestro cliente buscaba. Y lo hicimos en el tiempo estipulado por la Universidad, es decir, dos meses. 

Concertamos con nuestro contacto en la empresa una reunión para realizar el Test de Aceptación. Teníamos que dejarle probar la aplicación en persona, y que decidiera si aquel producto era lo que él quería. 

Fuimos de nuevo a Eskilstuna al Test, al que nuestro contacto había invitado a otros 12 trabajadores de Volvo CE. Sin embargo, por otros compromisos, solo asistieron dos trabajadores más. 

Expusimos brevemente nuestro trabajo a los nuevos clientes, y luego arrancamos la aplicación en un par de dispositivos móviles para que la probaran. 

Nos dieron algunas críticas de cosas que podrían mejorarse, pero en su mayor parte estaban muy contentos con el trabajo que habíamos realizado. 

Esa noche, antes de la presentación en la Universidad, aún pudimos añadir algunas cosas de las que nos habían sugerido.

El vídeo.

En la presentación en la Universidad creamos un vídeo para que pudieran ver cómo funcionaba, que subimos a nuestro canal de YouTube. Aquí podéis verlo.

Y nada más que añadir. Espero que os haya gustado conocer nuestra experiencia. 

¡Nos vemos la semana que viene con un nuevo post!

Por Clare

Clare es la editora de la página, y de vez en cuando colabora con algún artículo. Le encanta leer, escribir, la moda y comer palomitas en el cine.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.