Categorías
Blog Información

El cuento de la lechera

Hola 🙂 Hoy he decidido hacer un post algo distinto. En lugar de criticar un curso, he decidido analizar un cuento español. En concreto, «El cuento de la lechera«, muy conocido, sobre todo en el mundo del Marketing.

Empecemos con la historia para quien no la conozca.

El cuento de la lechera.

dibujo cuento lechera
Fuente: Huelva Sur Libre | Blog.

Una lechera llevaba en la cabeza un cubo de leche recién ordeñada, y caminaba hacia su casa soñando despierta. «Como esta leche es muy buena», se decía, «dará mucha nata. Batiré muy bien la nata hasta que se convierta en una mantequilla blanca y sabrosa, que me pagarán muy bien en el mercado. Con el dinero, me compraré un canasto de huevos y, en cuatro días, tendré la granja llena de pollitos, que se pasarán el verano piando en el corral. Cuando empiecen a crecer, los venderé a buen precio, y con el dinero que saque me compraré un vestido nuevo de color verde, con tiras bordadas y un gran lazo en la cintura. Cuando lo vean, todas las chicas del pueblo se morirán de envidia. Me lo pondré el día de la fiesta mayor, y seguro que el hijo del molinero querrá bailar conmigo al verme tan guapa. Pero no voy a decirle que sí de buenas a primeras. Esperaré a que me lo pida varias veces y, al principio, le diré que no con la cabeza. Eso es, le diré que no: ¡así!» 

La lechera comenzó a menear la cabeza para decir que no, y entonces el cubo de leche cayó al suelo, y la tierra se tiñó de blanco. Así que la lechera se quedó sin nada: sin vestido, sin pollitos, sin huevos, sin mantequilla, sin nata y, sobre todo, sin leche: sin la blanca leche que le había incitado a soñar.

Comentario.

Si lo analizáis un poco, os daréis cuenta de que la moraleja del cuento es muy sencilla.

«No sueñes con lo que podrías conseguir en el futuro. Confórmate con lo que tienes hoy y no hagas nada por mejorar; no vaya a ser que empeores».

Al escucharlo por primera vez, puede parecer una tontería. ¿Qué clase de moraleja es esa? Pero, si lo relacionamos con la cultura española, vemos en él reflejado su miedo a emprender. Esta y muchas otras referencias culturales han provocado que a los españoles nos dé miedo soñar con lo que podríamos mejorar si arriesgamos nuestro tiempo y un poco de nuestro dinero. Además, tenemos miedo de ser considerados como fracasados, si nuestro proyecto no acaba bien.

Para un americano, por ejemplo, a este cuento le faltaría el final. ¿Por qué? Porque, aunque la lechera hubiera roto el cántaro, eso no tendría que ser un fracaso. La lechera podría haber adquirido cierta experiencia que le hubiera hecho mejorar su negocio. Por ejemplo, buscar un medio más estable que el cántaro para el transporte.

Puede que su primer modelo de negocio fallase, pero no por ello ha fracasado. Tiene la oportunidad de pivotar y mejorar, para conseguir el éxito.

Por estos motivos, creo que a veces hasta los cuentos tradicionales son importantes. Pueden afectar a la economía de un país, incluso. Si los españoles cambiásemos nuestra forma de pensar quizás tendríamos negocios mucho más interesantes. O, a lo mejor, incluso muchas más empresas multinacionales, y de prestigio mundial.

Relación con el blog.

Puede que penséis que este post no tiene mucho que ver con La Isla del Faro, o con nosotros. Sin embargo, una de mis pasiones es el emprendimiento. Y me gustaría motivaros a que intentéis cambiar ese chip del conformismo español y buscar la felicidad, que te va a dar el trabajo de tus sueños.

Además, si tienes algún proyecto de empresa relacionado con tecnología, o si dependéis de ella para avanzar, recordad que estoy aquí. Podéis contactar conmigo si necesitáis ayuda, colaboración o daros a conocer.

Un saludo y hasta otro post 😉

Por JGarciaz

Developer, Student, MSP, Tuenti Master

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.